Derry – Northern Ireland … Visitando a la Srta. Bru

Estándar

¡Hola, hola! Por aquí me tenéis de nuevo en esta ocasión para contar mis andaduras por Derry, una ciudad de Irlanda del Norte donde está viviendo una amiga. No es que tenga mucho que contar sobre mi cortita visita pero ya que he esto se ha vuelto un diario donde acudís a ver como me ha ido pues no me puedo saltar los días tan chachis que he pasado por allí.

El caso es que planeé el viaje un poco cutremente y en vez de ir en fin de semana fui de lunes a jueves lo que sin duda le ha quitado mucho sabor a la experiencia pero puedo decir que me ha molado mucho el rollo de ir unos días y despejarme. Siempre viene bien pasar unos días con una cara conocida… 🙂

Mis días se basaron en hacer el poco turismo que se puede hacer por la ciudad, eso sí poco pero con encanto. Y disfrutar de los pubs y cafeterías infinitamente más baratos que en Edimburgo y con el mismo o más encanto. De la ciudad puedo decir que me gusta mucho el contraste que se ve por todos lados en plan católicos y protestantes (tienen hasta dos catedrales diferentes obviamente) y el tema de la lucha por la liberación de la ciudad de las manos británicas. La verdad es que los ingleses lo de hacer amigos no lo llevan demasiado bien. Aquí una muestra de la zona de Free Derry donde todo está lleno de pintadas con alusiones a la libertad y representando las escenas de represión que han vivido.

También es bastante gracioso como el centro de la ciudad está recogido por las murallas, me gustó mucho la sensación de estar de viaje en Lilliput. Derry es la típica ciudad que parece de bolsillo, cómoda para vivir, con encanto y bastante cuidada. Una muestra del espíritu de la ciudad es la zona de Craft Village, un pequeño barrio lleno de tiendas de filigranas y con algún que otro café con demasiado encanto como para pasar desapercibido. Mi rincón favorito de la ciudad el Café del Mondo, no sé por qué pero si tuviera que definir de alguna manera la sensación que me ha dado Derry es que tiene cierto estilo francés en este tipo de cafeterías y barrios.

 

 

Finalmente, resaltar que otro de los atractivos de la ciudad es el río Foyle, que merece también un paseito por su orilla, qué paz se respiraba por allí. Me quedé con ganas de poder explorar más los alrededores de esta zona de Irlanda, me quedé sin Belfast y sin el Giant’s Causeway pero bueno el mundo sigue ahí para explorarlo y quién sabe lo que podré visitar en un futuro.

Me despido hasta más novedades, probablemente relacionadas con contaros como hemos vivido Halloween en un país celta, o hablando de las chachi visitas que tengo dentro de poco. Mientras tanto: Take care! 🙂

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s