Archivo de la categoría: Desde el fondo

Porque la vida cuente

Estándar

Hace mucho tiempo que he dejado de lado escribir, fotografiar y muchas cosas. La verdad es que todo eso implica un nivel de melancolía y necesidad de cambio que no siento en los últimos tiempos. Haciendo un repaso a lo que ha sido mi paso por blogs y páginas de fotografía sólo yo puedo ver lo que había detrás de ciertas palabras o gestos y me doy cuenta de lo afortunada que soy al ver las cosas desde otra perspectiva ahora.

Aún así, en las últimas semanas he estado valorando el retomar un poco todo e intentar poder escribir pero con otro carácter más positivo, el carácter que tengo desde hace un par de años cuando decidí que la vida debe pasar para mí sin esperar a que los demás lo acepten o no.

Mi consejo es que tenemos que explotar todo lo que hay en nosotros en la medida que lo que explotamos no nos explote en la cara. Durante un tiempo todo lo que podría haber explotado se hubiese ido por un desagüe de cosas que sobran y de las que hay que deshacerse, pero  como digo en las últimos meses la limpieza ha sido total. Si haces que la vida cuente, nada más importa. Solo tienes que sentir que el momento que estás viviendo es el que exactamente te gusta vivir, sin dejar de lado obligaciones ni problemas, ni trabas. Suerte a todos los que os encontráis un poco perdidos, supongo que es una fase que todos tenemos que pasar y probablemente no solo una vez en la vida.

Como siempre digo, soy la persona más dejada que te puede encontrar, así que es probable que no cumpla mis promesas de pasar por aquí a menudo.

11/11/11 Los afortunados

Estándar

Lo prometido es deuda, y como siempre deuda con retraso en el blog. Hace aproximadamente un año en el 10/10/10 escribí una entrada que debía durar al menos hasta el día de hoy. Puedo decir que aunque parezca una tontería, esas palabras me influyeron tanto que creo que lo que soy a día de hoy no habría sido lo mismo si no hubiese llegado a esas conclusiones. Veamos que sale hoy, en plan escritura espontánea, sin márgenes.

“Todo el mundo persigue la fortuna, la buena suerte en sus movimientos. Todos esperamos encontrar el mejor trabajo, la mejor pareja, el mejor futuro. Pero solo son afortunados los que viven en busca de la excelencia en lo que hacen. Solo el que lucha por lo mejor para los demás se merece lo mejor para sí mismo. Andamos por la vida luchando por un egoísmo que no nos define y que no sabemos rechazar hasta que nos damos cuenta de como la vida es una lucha de equipo, hasta que somos conscientes de todas esas personas que están ahí para hacernos sentir el máximo de nuestras posibilidades. En los últimos tiempos he sido consciente de todo lo que tengo, de todo lo que se tiene desde el primer y único amigo que puedes tener, a tener todo lo que necesitas. Es tan difícil sacar de mí todo lo que podría decir de mi red de seguridad, de ese grupo de personas que me hacen ser lo que quiero ser. Desde luego no hay que plantearse la vida como si alguien a parte de ti mismo fuese imprescindible para dar un paso que das, pero nunca está de más saber que tienes a esa persona justa, que te mira a los ojos y te lo dice todo, o a ese amigo que siempre tiene las palabras que necesitas sea cual sea la situación. Puede que este año me encuentre menos reflexiva que de costumbre, probablemente es una cuestión de que cuando uno se tiene bien aprendida la teoría puede vivir perfectamente de la práctica.”

Bueno, pues así ha quedado un texto que ha tardado más de dos meses en querer salir del horno, el año que viene veré si lo que he dicho este año se hace real en estos siguientes meses. Parece que la respuesta de este año es vivir sin límites ahora que es posible, no encerrarse en la mente. Basta con un plan de acción válido, un red de seguridad formada por los que están detrás de ti y a avanzar.

El otoño sin palabras

Estándar

“Siempre esas hojas que caían por unas manos, esos cielos que se formaban en unos ojos, la brisa de un aliento. Siempre mis palabras girando en torno a un rostro mis torpes movimientos ligados a un abrazo inexistente. Abrazos rotos, esperados y que tras no encontrarse se fundieron con la nada, dándome este enorme escudo que adoro y aborrezco tanto como se hace con todo en esta vida. Con esta frialdad se fueron las palabras, tanto chocar contra murallas las hizo fuertes un tiempo pero ahora no tienen sentido para mí.  ¿Por qué escribo esto? ¿Por qué explico que ya no encuentro lo que dejé de buscar? He desaprendido a mirar más allá en ningunos ojos para no perderme demasiado en un camino que lleva a ninguna parte. No trato de ser pesimista, hablo de un otoño en el que seré libre de suspirar por miradas, mensajes y momentos que no llegarán. Desde esta libertad puedo decir que veo el mundo bajo mis pies y me parece pequeño para todo lo que tengo la necesidad de recorrer. Quizás no me importe andar en círculos esta vez y descubrir lo nuevo en lo que siempre estuvo ahí.” 

Reflexiones nocturnas, un poco enrevesadas y no muy elaboradas de lo que quiero expresar. La falta de inspiración a la hora de escribir siempre me ha parecido una desgracia, pero en ocasiones miro atrás, a lo que escribí y a lo que a veces tengo que sufrir para encontrar palabras absurdas, y me doy cuenta de que una sequía de inspiración es en ocasiones lo mejor que puede pasarnos.

Abandonos varios

Estándar

Buenas a todos, lo mío no tiene nombre. Últimamente me he refugiado en tantas cosas que se me ha olvidado el frío que necesito sentir para tener ganas de escribir algo por aquí, la angustia vital crónica. Llamémoslo menos poéticamente: aburrimiento. Pues nada vengo con poco que contaros, mi memoria últimamente no es ni la de un pez en el desierto, me tengo que cambiar el nombre por larva o algo así. Aquí dejo unos textos que estaban muertos de risa en los borradores de WP, no sé si alguien estará ahí para leerlos pero si es así espero que no haya mucho que juzgar:

“¿Qué nos pasa a los humanos? ¿Por qué nos llamamos a nosotros mismos seres racionales cuando somos los seres más irracionales de todos? Quizás la naturaleza nos dio la razón precisamente porque sabía que seríamos los únicos capaces de apartarla para hacer de la vida una evolución, o tal vez nos dio la razón para oprimirnos y hacer que la vida no fuese tan fácil como hacer lo que no nos conviene y seguir adelante siendo felices. ¿Por qué hablo de todo esto? Pues porque mi experiencia en la vida me hace ver que somos completamente irracionales en nuestro comportamiento con los demás y además nos creemos lo suficientemente importantes como para ponerle razones a nuestros actos. Somos capaces de atraernos por aquellos cuerpos que más nos hieren, somos tan irracionales que dejamos que el amor nos arañe y nos haga perder lo que somos solo por vivir y ver lo que se siente cuando alguien con solo rozarte un segundo consigue hacer volar tu mundo real. ”

“Fingí querer cazar todos los horizontes cuando el único que me interesaba conquistar era el tuyo. Te perdiste en el azar y llegaste tan lejos que ni tú lo creías. Ahora estoy perdida, porque correr tras el espejismo, de una noche que no sabe a nada, de unas manos que se desvanecen con el humo nos vacía de tal manera que el sinsentido se hace más grande que nosotros mismos. Todo en mi mente promete lo que mi realidad no puede ofrecerme. Vanos sueños, maldito destino.”

10 cosas sobre mí

Estándar

Aquí os dejo 10 cositas que puede que aún no sepáis de mí! Ilustradas como no podía ser menos con 10 fotitos de Flickr.

1. Conservo todo lo que me recuerda momentos importantes.
Guardo todas las cosas que me recuerdan a días, personas, momentos importantes, espectáculos, viajes, fiestas… Esta es solo una muestra de lo que contiene el gran baúl que guardo en casa. Si me haces un regalo siempre lo conservaré.

2. Soy geek, indie y muy friki.

Soy geek porque me interesa todo lo relacionado con el avance tecnológico y busco tener el mayor conocimiento posible de esta materia.

Soy indie, porque me encanta la música independiente, ir descubriendo nuevos grupos, sus letras y su música.

Me encantan los conciertos de grupos pequeños que se llenan de gente que siente de verdad la música que va a escuchar. Una canción: Me amo – Love of Lesbian, si estás de mal humor se te pasará al instante.

Soy muy friki, me encantan las series, las películas y los libros de muy diversos estilos. Me perdí mucho con Perdidos, sigo buscando algo que pueda sustituirla.

3. La poesía me define.
Las palabras de algunos poetas han dado sentido a momentos importantes de mi vida. Para mí el más realista el más buscado: Pedro Salinas. Luego siempre están Neruda, Bécquer, Benedetti, Lorca, Darío y muchos más. Devoro libros en general.

4. Soy un auténtico desastre.
Mi vida se basa en un caos organizado que sólo yo entiendo, no busques nada en mi habitación porque sólo yo tengo el mapa que te conducirá a lo que buscas. Soy incorregible en este aspecto….

5. Siempre pienso en lo extraordinario antes que en el lo normal.
Soy muy fantasiosa y no suelo sacar conclusiones lógicas en las primeras impresiones. Es probablemente consecuencia de que aún no he crecido lo suficiente como para dejar de creer en las hadas.;)

6. Sueño con vivir una temporada lejos de España.
Me apasiona la historia, el arte y los idiomas, por eso me gustaría vivir en otra parte del mundo para nutrirme de su cultura.

7. Suelo parecer seria y antipática.
No doy una buena primera impresión, la gente suele pensar que soy borde y antipática. Si no me das una segunda oportunidad no sabrás que siempre estoy sonriendo aunque sea solo con los ojos… ;D

8. Necesito gente a mi alrededor.

Mis amigos y mi familia son mi sustento, intento cuidarles todo lo que puedo aunque no sé si siempre lo consigo..;D

9. Necesito crear.
La creatividad, la creación, a través de la fotografía o la escritura, es mi oxígeno particular.

10. Cuando veo una película doblada…
Siempre intento leer los labios para ver que están diciendo en inglés y si está bien traducido…;) Por eso prefiero la VO original.

Recuperando textos.

Estándar

No he subido por aquí los textos que había escrito para la Revista EA

issuu.com/smora/docs/revistaea

Tiempo I

“Piensas que el juego durará eternamente, soberbio crees que el tiempo te dejará espacio suficiente para jugar a tu antojo con nuestro pasado haciéndolo hiriente en el presente para disculparte en el futuro. Perdona que no crea en tu forma de echarle vistazos al reloj y creer que puedes controlar su paso para hacerlo correr cuando menos te conviene y detenerlo cuando sientes que necesitas que esté junto a ti. Toda esta mentira te hace débil, te convierte en un cobarde incapaz de afrontar la vida que no se da cuenta de que puede perderla en un instante. Puede que mañana lo que hoy son torres y castillos no sean más que polvo y aire y dejando pasar el tiempo mientras observas que se agota la paciencia te hará perder lo que un día te hizo grande. No pierdas más el tiempo y corre, llama a la puerta y dí lo que siempre quisiste decir pero no te atrevías, lo que escondiste por no ser el momento te grita que el momento siempre es ahora porque el mañana no existe, lo inventamos para creer que siempre habrá un tiempo mejor.”

Tiempo II

“¡Qué injusto el pasar de los segundos en ausencia! Se hacen eternos a nuestro juicio transformándose en hirientes horas que no pasan. El tiempo que juega a su antojo llevándose lo que nos hace felices en un suspiro y que eterniza cada momento de infortunio en nuestro corazón.
Perdonen que castigue con mis palabras la injusticia del tiempo pero es que nunca sentí que jugara a nuestro favor. ¿Por qué si no es el tiempo el que nos separa de lo que queremos? Tiempo injusto que nos hiciste crecer cuando no éramos suficientemente maduros para comprender que debíamos ser libres de tus dictados. No nos enseñaste a hacernos fuertes saltando tus reglas para vivir la vida en el momento, en el ahora, porque puede ser lo único que nos dejes vivir. Disfrutar de cuando abres los ojos por la mañana y no sabes que hora es, pero llueve y eso te hace reír. Disfrutar del olor al chocolate que preparó mamá y de su voz cuando te pide que te levantes deprisa. Disfrutar cuando al alargar el brazo puedes sentir que el otro lado de la cama sigue caliente y no hace mucho que se fue. Mirar a los ojos de quien todavía no se ha ido y darle las gracias por estar ahí siempre dándote la mano. Nos olvidamos de lo importante por ser esclavos tuyos, injusto tiempo, que nos haces creer que eres más importante que aquellos que son los que verdaderamente nos hacen contar los minutos importantes en nuestra vida. Porque al final ¿qué puede contar el tiempo que no puedan decirte sus ojos?”

TIEMBLA

Un día más. Tus ojos se abren como cada mañana y como siempre es el pie izquierdo el que parece apoyarse primero débilmente en el suelo. Caminas sin rumbo aparente y en busca de nada hasta llegar a un destino que no significa demasiado para ti. Trabajas duro, como si tu vida fuera en ello pero no consigues lo esperado, no apoyas tu pasión en lo que haces. Estás en camino de nuevo, esta vez te conduce a casa, nadie se encuentra contigo. Todos vuelven también a casa como si sus pies hubiesen puesto el automático, con un ritmo no demasiado rápido, no demasiado lento, sin hacer demasiado ruido pero sin pecar de ser sigilosos, no queriendo marcar la diferencia. ¿Te das cuenta de que aunque te mueves no dejas de estar parado en un rincón? Cada mañana te levantas esperando nada y eso es precisamente lo que encuentras. Actúas sin instinto y no te sientes orgulloso de lo que haces, dejas guiar tus pasos por unos pies que no parecen los tuyos y siempre llegas a un destino que no buscabas. Ahora si deberías pararte, escabullirte de tu realidad para formar parte de tus sueños. Vibra, descubre lo que eres, lo que quieres hacer de ti y del mundo que te rodea. Da un paso que te acerque a ese nuevo horizonte que has marcado. ¿Lo sientes? Ahora sí todo cambia, estás marcando la diferencia y el suelo tiembla.